RICARDO GARECA: EN QUE QUILOMBO NOS METIMOS AL PASAR DE BOCA A RIVER





Ricardo Gareca recordó cuando pasaron con el Cabezón del Xeneize al Millonario a mediados de los 80. “Hoy es impensado. Nos queríamos quedar en Boca, pero la situación era desesperante”, agregó.

Hace 35 años ocurrió algo que armó un revuelo en el fútbol argentino, algo no tan habitual en ese momento y casi imposible que se dé en la actualidad: Ricardo Gareca y Oscar Ruggeri pasaban de Boca a River​. Ambos, criados en las divisiones inferiores del Xeneize, dejaban el club que los vio nacer para ponerse la camiseta de los rivales de toda la vida.



“¡Que quilombo me metió Ruggeri al pasar de Boca River, por favor!, No, no fue culpa de él, ja Imaginate, que en esa época nos metimos en un quilombo bárbaro”, recordó entre risas Ricardo Gareca



Aunque convencido de que el cambio era lo mejor para su carrera, el DT de la selección peruana contó que pretendía quedarse en Boca, pero la situación del club lo hacía algo imposible: “Hoy yo creo que es impensado, nosotros no queríamos ir, a lo que nos daba River, nosotros nos quedábamos por la mitad. Pero la situación era tan tétrica tan desesperante, no nos podían dar nada, era una situación impensada, inédita en la historia de Boca. Nos tocó vivir ese momento a nosotros”. Claro, a mediados de los ochenta, Boca atravesó una crisis económica muy fuerte.



El Tigre jugó 12 partidos en River y marcó cuatro goles. Al poco tiempo pasó al América de Cali, equipo con el cual llegaría a la final de la Copa Libertadores de 1986 junto a Julio César Falcioni y Carlos Ischia para enfrentar al Millonario. La Copa la terminarían levantando Oscar Ruggeri y el resto del equipo de Núñez.



Hace unos meses, Ruggeri recordó el cambio de vereda y fue más duro con la situación que le tocó enfrentar en el Xeneize. “No me pagaban en Boca, no cobré un mes, estuve ocho meses sin cobrar. No me arrepiento absolutamente de nada, porque yo quisiera que hubieran estado en el momento que estuve yo. Se robaban todo”, contó el Cabezón.



 

Comentarios

comentarios