ALFREDO SAURO: “ESTOY VOLVIENDO A SER”





Alfredo Sauro, de 65 años de edad, oriundo de Ascensión provincia de Buenos Aires, está radicado en la ciudad de Santa Rosa, es Director Técnico de fútbol recibido y docente en la escuela de ATFA, tiene una larga trayectoria como futbolista primero y como entrenador después dentro del fútbol pampeano. Dirigió muchos equipos en Liga cultural y también en la Pampeana en la cual fue DT. de All Boys de Trenel en 2005, Alvear FBC 2009 y Deportivo Argentino de Quemú entre 2015 y 2017.  Hoy podemos decir que se recupera favorablemente de una afección que lo aqueja desde fines de abril del 2020. Es papa de tres hijos, María Florencia, María Eugenia y Nicolás y cinco nietos, Sofía (9), Victoria (5), los gemelos Mateo y Thiago (12) y Martina (4). Nicolas el más chico de sus hijos y más conocido por nosotros, dado que se encuentra radicado en nuestra ciudad, es profesor de Educación física y juega al fútbol en la primera división del club Sportivo Independiente.
A fines de abril, Alfredo accedió a una vacunación de las habituales por la llegada del frío, para prevenir enfermedades estacionales, pero lamentablemente como él mismo lo dice, su sistema inmunológico en vez de tomarlo y generar defensas, actuó en   contra de su propio organismo  y por error  derivó en una enfermedad poco común que es el  síndrome de Guillain-Barré y si bien no afectó su parte motor, si lo hizo en su parte sensitiva, no sintiendo las manos ni los pies, lo cual le ocasionó inestabilidad  y a partir de ese problema en la percepción, también tuvo dificultad en el habla, falta de reflejos, por lo cual tuvo que ser internado en un establecimiento privado de la capital pampeana, incluso debiendo estar algún día en terapia intensiva, según nos expresaba en la charla, pero con la medicación adecuada pudieron frenar el cuadro.  A fines de mayo, se fue de alta y comenzó con un proceso de rehabilitación que hasta hoy lleva seis meses y medio, pero que con el acompañamiento de los terapeutas y trabajando en kinesiología, fue fortaleciendo lo postural, lo motor y  trabajando en coordinación para recuperar la mielina que perdió con dicha afectación. Lo cierto es que de a poco Alfredo se va recuperando, y si bien según sus palabras, aún le quedan algunas secuelas, sigue dando la pelea en su rehabilitación, con algunos días de doble turno para eliminarlas por completo  y para que todo esto que lo afectó seriamente,  muy pronto sea solo un mal recuerdo.
“Me siento extraño, porque a pesar que tengo 65 años recién cumplidos, toda mi vida hice mucha actividad deportiva y creo que eso también por suerte me va a ayudar en esta rehabilitación”.
En la charla mantenida con Alfredo,  notamos que es un luchador de la vida y que seguramente esas pequeñas secuelas que aún persisten, irán desapareciendo con el correr del tiempo y muy pronto lo podremos disfrutar nuevamente en una cancha de fútbol, trabajando como director técnico y haciendo docencia que es lo que a él más le gusta.
En el saludo final, nos envió estas fotos y nos dijo “Estoy de pie y aunque despacio caminando, aún me falta, pero voy bien… volviendo a ser”
A no aflojar Alfredo, lo más difícil pasó, ya falta menos y en ésta, todo el ambiente futbolero está con vos haciendo fuerza, para que ganes este partido, que no tenemos dudas que lo vas a ganar.

 



 



 



 



 



 

 

 

Comentarios

comentarios